Vínculos Narcos que complican a Rodenas

Vínculos Narcos que complican a Rodenas

Sospechosa intromisión de la candidata a vice de Omar Perotti en un allanamiento contra el narco Esteban Lindor Alvarado, en una casa que sería de su propiedad.

A finales de 2018 efectivos de Prefectura realizaron un allanamiento, cumpliendo una medida dispuesta por la jueza entrerriana Silvia Castelli, en una casa de la isla El Charigüé, frente a las costas rosarinas. Suele suceder que gente ajena interfiera en estos procedimientos, inesperadamente. Lo sospechoso aquí fue que la intromisión haya sido de la doctora Alejandra Rodenas, ex jueza en lo Penal, actual diputada nacional y candidata a vicegobernadora de Omar Perotti. Se desconoce cómo y bajo qué circunstancias se enteró de la medida judicial en cuestión y sorprende la rapidez con que se apersonó en ese lugar, tan distante de su casa familiar en Rosario.

Rodenas llegó ese día al Charigüé preocupada por el allanamiento: primero dijo que había comprado la casa investigada y luego se rectificó diciendo que la alquilaba. No sólo arribó preocupada, también acompañada: además de su esposo y de otro familiar, con ella venía un viejo amigo suyo, el abogado penalista Paul Krupnik, conocido defensor de narcotraficantes de la zona.

Krupnick, además de haber sido asesor legal de familiares directos de Esteban Lindor Alvarado, el entonces prófugo de la justicia y detenido desde el 2 de febrero de 2019, está denunciado como autor intelectual del crimen de Lucio Maldonado, un prestamista de 38 años ejecutado en la zona sur de Rosario en noviembre de 2018). 

Días después del allanamiento trascendería otra noticia inquietante: un testigo de identidad reservada aseguró que la vivienda del Charigüé pertenecía al propio Esteban Lindor Alvarado ¿Rodenas no lo sabía?

El caso recorrió los medios durante poco más de veinticuatro horas y luego un manto de silencio lo cubrió. Ese silencio no pudo ocultar la búsqueda de la verdad y los interrogantes sobre los vínculos de Rodenas se agigantaron ¿Por qué no aclaró pública e inmediatamente la situación? ¿Con qué argumentos quiso detener el allanamiento, siendo sólo una legisladora? ¿Desde cuándo frecuentaba esa vivienda, ya que existen registros fotográficos que la muestran allí en 2014? ¿Por qué sugirió a los efectivos que llevaban adelante la medida judicial omitir, en el acta, su presencia y la del abogado Krupnik? Ninguna de estas preguntas mereció su debida respuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: